Así se titula el articulo de opinión que escribía este sábado el periodista Iñaki Ugalde este sábado en el mundo deportivo.La verdad es que a mi personalmente me gusto mucho, por que deja claro la facilidad que tiene la prensa para engrandecer o machacar a las personas aun habiendo siendo acusados de prácticamente lo mismo.

El articulo trata sobre Carlos Gurpegui y también sobre el ultimo escándalo deportivo que es el presunto dopaje de Alberto Contador.

Aquí os lo dejo:

“La semana ha resultado sumamente ilustrativa a nivel del trato mediático e incluso político que se dispensa a unos y otros deportistas.El listón del juego limpio sube o baja en función de quien sea  el protagonista de turno, el club al que pertenece o los logros que haya sido capaz de conseguir para su país.Lo que para algunos no es mas que un desesperado intento de enmascarar la realidad, para otros se convierte en una defensa a capa y espada recurriendo a todo tipo de argumentaciones deportivas y  extradeportivas.

Todo empieza con la expulsión de Amorebieta tras la entrada realizada a Iniesta en San Mamés. Casi nadie, sin embargo, pone el grito en el cielo por la lesión sufrida por un modesto futbolista del Levante tras un recadito de Sergio Ramos. Gurpegui, zarandeado fechas antes por la falta por detrás cometida sobre Agüero en la Catedral que costo la baja al argentino, explota públicamente en Lezama por ese descarado e indisimulado intento de dejarle como uno de los carniceros de la Liga.

Da cierto vértigo pensar qué es lo que puede opinar a día de hoy el propio centrocampista navarro tras destaparse el supuesto positivo de Contador en el ultimo tour. Con el corredor madrileño, a diferencia de lo que sucedió en su día con el futbolista del Athletic, sí parece primar a nivel periodístico la presunción de inocencia.Gurpegi y de paso Sabino Padilla fueron considerados culpables desde un primer momento.

Tiene tela que aquellos que se mofaron de as numerosas y variadas pruebas expuestas por el club rojiblanco para defender la inocencia del jugador, sean capaces de admitir de saque que lo de Contador pueda deberse a “un filete en mal estado”. Las risas que hubieran hecho estos amigos de la verdad si al navarro se le hubiese ocurrido en su día utilizar semejante argumento. Se mofaron hasta de la prueba capilar realizada en tierras francesas y restaron importancia al hecho de que la prueba de orina realizada al rojiblanco diese un día un resultado, al siguiente otro, poco mas tarde nada y en la cuarta muestra un tercer parámetro.

Jaime Lissavetzky secretario general para el deporte y alcaldable por Madrid, ya ha salido a la palestra para manifestar que “Contador es una persona y un deportista limpio” y clamar por “la presunción de inocencia”.Igualito igualito que con Gurpegui. Ojala que con el ciclista se haga la justicia que no se hizo con el futbolista.”

Fuente:El mundo deportivo, Iñaki ugalde, 1-10-2010.

Anuncios